Respondamos Un texto a la vez

¿Qué quiere decir un determinado texto? Aquí analizamos el contexto para no decir un pretexto, y dar respuesta oportuna acerca de algo que se cree según un determinado pasaje de la Escritura.

¿Quién es Jesucristo?

Ningún tema es tan importante como la identidad de Jesucristo. La cristología correcta puede ser una piedra de tropiezo para muchos, y aquí le damos muchísimo valor. ¿Qué piensa usted de Jesús?

El Catolicismo, ¿es la verdad?

Para algunas personas de muy buena intención el catolicismo es la pura verdad, y un absoluto amén a todo lo que dice la iglesia de Roma. Pero vayamos a la Biblia y ver con qué nos encontramos...

Sección de descargas

En esta sección hemos preparado una serie de herramientas de las cuales podrá disfrutar gratuitamente a fin de poner en práctica la defensa del evangelio.

¿Qué creen los testigos de Jehová?

Sección dedicada al polémico grupo religioso que ha editado su propia versión de la Biblia acomodada a sus doctrinas. Aquí obtendrá detalles para conocer y responder a los miembros de la Watchtower.

¿Enseñó Jesús en Juan 10:34 que las personas pueden ser "dioses"?


por Norman Geisler |

Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?

No se debe usar este texto para apoyar la idea de que somos (o podemos volvernos) pequeños dioses, pues semejante interpretación va en contra del contexto global. Jesús no está hablando a panteístas (que creen que Dios es todo y que todo es Dios) ni a politeístas (que creen en muchos dioses). Más bien, se dirige a monoteístas estrictos judíos que creen que sólo el Creador del universo es Dios. Así que su declaración no debe ser arrancada de este contexto monoteísta y tergiversada en sentido panteísta o politeísta.

Se debe entender la declaración de Jesús como parte de su razonamiento total aquí, el cual es un argumento con más razón: "Si Dios llamó aun a los jueces humanos 'dioses', ¿con cuánta más razón puedo llamarme el Hijo de Dios?" Cristo acababa de proclamarse uno con el Padre, diciendo: "El Padre y yo uno somos" (10:30). Los judíos querían apedrearlo porque pensaban que Cristo blasfemaba, haciéndose igual a Dios (vv. 31-33).Jesús respondió citando Salmo 82:6, que dice: "Yo dije: «Vosotros sois dioses»." Así que, argumentó Jesús, si a los humanos se les podía llamar "dioses", ¿por qué no se puede llamar "Dios" al Hijo de Dios?

Nótese que no todos son llamados "dioses", sino sólo una clase especial de personas, a saber, los jueces acerca de los cuales Jesús dijo que son "aquellos a quienes vino la palabra de Dios" (v. 35). Jesús mostraba que si las Escrituras del Antiguo Testamento podían dar algo de estado divino a jueces divinamente nombrados, ¿por qué debía resultarles increíble que él se llamara el Hijo de Dios?

Aquellos jueces eran "dioses" en el sentido de que estaban en el lugar de Dios, juzgando aun asuntos de vida y muerte. No se les llamaba "dioses" porque eran seres divinos. De hecho, el texto que cita Jesús (Sal 82) continúa diciendo que eran sólo "hombres" y que morirían (v. 7).También afirma que ellos eran "hijos del Altísimo", pero no porque eran de la esencia de Dios mismo.

Es posible, como creen muchos eruditos, que cuando el salmista Asaf les dijo a los jueces injustos: "Vosotros sois dioses", hablaba con ironía. Decía:"Os he llamado "dioses", pero en realidad moriréis como los hombres que son en realidad." De ser así, cuando Jesús aludió a este salmo en Juan 10, decía que el nombre que se les dio a los jueces israelitas en ironía y enjuicio, a él lo describía en realidad. Jesús ofrecía una defensa de su propia deidad, no de la deificación del hombre.


Respuesta bíblica a Frank Morera sobre la Virgen María.


por Juan Valles


Revisando en internet conseguí un sitio de apologética católica, y me llamó la atención un artículo escrito por Frank Morera titulado "Apologética sobre la Virgen María". Pude notar el deseo del autor de dejar una respuesta a su favor, aunque lamentablemente al no tener pruebas escriturales sólidas tuvo que inventar algunas y tergiversar otras. Lo más lamentable del asunto es que los que desconocen el tema y no tienen intimidad con Dios ni su Palabra, caen el error de creer lo que ahí expone Morera. Así, me tomé la libertad de copiar el artículo de Frank Morera e ir respondiendo una a una sus argumentaciones.

¿POR QUÉ MARÍA ES CENTRO DE ATAQUE HOY EN DÍA?

Desde el Génesis fue profetizada la “Enemistad entre la Mujer y el demonio” (Gen. 12, 13-18). También está escrito que el demonio hará la guerra a los hijos de la Mujer. Esta es la razón por la cual María es centro de división entre los cristianos y no de unión.

Falso. Para empezar María no es centro de ataques. Un verdadero cristiano le da valor y reconocimiento a María, pero también sabe que no debe exagerar ni mentir con respecto a ello. Los cristianos no atacamos a María, pero sí atacamos a las mentiras que se ha dicho sobre ella. Decir que María es centro de ataque" es tergiversar y manipular. Es notable que Frank Morera con este título acuse a otros de hacer lo que él mismo hace: mentir sobre María.

¿POR QUÉ LA IGLESIA ES LA GRAN DEFENSORA DE MARÍA?

Porque María es nuestra Madre ya que la recibimos de Jesús en la Cruz, (Jn. 19, 25-28). Juan representa a toda la Iglesia, además, la gran promesa en Gn. 3, 15 dice que quienes podrían vencer a la descendencia de la serpiente, serían los hijos o descendencia de la Mujer. Nosotros somos la descendencia de la Mujer, esta Mujer es la Virgen María. Si el pueblo de Israel, son los hijos en la Fe de Abraham, nosotros somos los hijos en la Fe de María, la primera que acepto a Cristo como Señor y Salvador, la primera que recibió la unción del Espíritu Santo (Lc. 1).

Es falso que María sea nuestra Madre (y a este tipo de mentiras es que nos referimos en el punto anterior). Ni Juan representa a la Iglesia (para inferir que al recibirla Juan la hemos recibido todos), ni María es Madre de todos por haberla recibido Juan. Aquí Morera hace un errado análisis acerca de Génesis 3:15, pues no son "los hijos" de la mujer los que derrotarán a la Serpiente. También es falso que la iglesia sea hija de la fe en María, lo cual es netamente antibíblico. Es incongruente que Morera quiera justificar bíblicamente algunas cosas sin recurrir a la Biblia.

¿POR QUÉ LA IGLESIA LLAMA A MARÍA MADRE DE DIOS?

En el evangelio de San Lucas 1, 39-45, Isabel, llena del Espíritu Santo dijo, “Que favor que la Madre de mi Señor venga a mí”. La palabra griega para definir Señor que utiliza Isabel es “Kurios” que es la misma que se utiliza en la versión griega del Antiguo Testamento para traducir “Adonai”. Cuando una persona habla bajo la unción del Espíritu Santo es Él quien habla, luego fue el mismo Espíritu Santo quien llama a María, Madre de Dios.

Hay dos cosas a decir a este respecto: es cierto que la Biblia dice que María es madre del Señor, pero no hay que leer superficialmente las cosas sino entender, mediante el contexto general el porqué las dice. Uno: cada persona que lee este pasaje debe entender que el protagonista de esto no es ni María ni Elizabeth, sino el Señor. Y cuando se lee el contexto es cuando se entiende que María ni Elizabeth ni ningún otro ser humano son nada comparadas al Dios que está en el vientre de María. Y dos: María es madre no del Eterno Logos, sino de ese Logos encarnado, es decir: Jesús tiene dos naturalezas (véase Efesios 2:5-6 ó Juan 1:1,14), la humana y la divina. María no puede ser madre de la naturaleza divina, y eso lo sabemos todos. Defendemos que María sea la madre del Señor por ser la madre de su naturaleza humana, aclarando las cosas para no cometer error. Por cierto, no para minimizar sino para dejar una interrogante en el aire: ¿sabías que Jesús nunca le dijo "Madre" a María? Intente averiguar el motivo...

¿TUVO MARIA MÁS HIJOS?

En el evangelio de San Marcos, se mencionan cuatro hermanos de Jesús, Santiago, José, Juda y Simón los cuales nunca son llamados hijos de María. La palabra hebrea “Aha” se utiliza como hermano, tío, primo, pariente; por ejemplo en Génesis 13, 8 se menciona a Lot como “hermano, Aha” de Abraham, sin embargo son tío y sobrino (Gen 12, 5). En el mismo evangelio de Marcos 15, 40 se nombran a José y Santiago como “hijos” de María; en Juan 19, 25 se aclara que esta María era hermana (Aha) de la Madre de Jesús. En Hechos 1, 13 se mencionan a Simón y Judas como seguidores del Maestro.

Para comprender mejor de lo que habla Morera es preciso citar aquí el texto de Marcos 6:3 donde se menciona esto, el cual dice: "¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él"

Aquí Morera, al decir que "los cuales nunca son llamados hijos de María", crea un argumento en base al silencio. Es como decir que Pedro no tuvo suegro porque la Biblia no lo dice. La Biblia debe interpretarse en base a lo que dice. Ahora, haciendo un análisis del porqué no dice lo que Morera quisiera que dijera, es notorio que el relato tiene razón para no decirlo, pues el protagonista no son ni María ni los hermanos de Jesús, sino Jesús. Recordemos que es Jesús quien luego de un año de éxito predicando y revelándose como el Hijo Unigénito de Dios, vuelve a Nazaret, y como es de esperar, hablarán es de Jesús, hijo y hermano de tal persona. Si leyéramos los dos textos sabríamos que el Jesús de Mateo, hijo del carpintero es hijo de María y hermano de Jacobo, José, Simón, Judas y algunas hermanas (ver Mateo 13:53-56 donde Jesús vuelve a Nazaret a predicar y la gente se queda asombrada de él). Y es el mismo Jesús del que habla Marcos en 6:3. La misma familiaridad que se usa para decir que Jesús es hijo de José y María es la que se usa para decir que es hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón. 

Luego de responder a Morera en el párrafo anterior, es necesario refutar lo que considero una mentira absolutamente intencional hablando del término hebreo "aha". ¿Para qué habla de una palabra hebrea cuando los evangelios fueron escritos en griego? Por ejemplo, cuando vamos a Marcos 6:3 se usa la palabra griega "adelfos", que primariamente significa parientes hijos del mismo padre o madre, es decir, hermanos. ¿Donde se usa? Pues es necesario que Morera se entere de que se usa en Mateo 1:2, 14:3. Es cierto que también puede usarse como "hermanos en la fe", tal como en Hechos 2:37, pero el contexto de Marcos 6:3 elimina esa posibilidad, pues estamos hablando de personas que no andaban con Jesús, que vivían con María, y que se escandalizaban de él por su conducta de predicador. Así que ni primos ni hermanos en la fe: eran hermanos hijos de María, aunque con José. Para ver con más detalle oprima aquí.


¿QUÉ RELACION TUVO JOSÉ CON MARÍA?

La relación de José con la Virgen María fue la de proveer legalidad y sostén al Redentor. En Mateo 2, 3 el Ángel le dice a José, “Toma al Niño y a su Madre”. La forma hebrea para referirse a la mujer de José, es la Madre de Jesús. San Mateo 1, 18 dice “No la conoció hasta que parió a su hijo primogénito”. Él “hasta”, indica anterioridad, no condiciona lo que ocurrió después. En Segunda de Samuel 6, 23 dice “Micol hija de Saúl, no tuvo más hijos hasta, que murió”. ¿Tuvo hijos después de muerta?

Falso. Está claro el sentido del texto: no se comportaron como marido y mujer "hasta" [observe el límite] que nació Jesús, lo cual nos da toda la garantía para creer que de ahí en adelante sí tuvieron relaciones sexuales. En la versión Reina Valera se añade un término muy importante: "Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito, y le puso por nombre Jesús." [cursivas añadidas]. Cabe destacar que si Jesús hubiera sido hijo único de María, el término "primogénito" estaría de más, no se habría escrito siquiera. Recordemos que esta palabra habla de que es el primero entre varios, y Mateo como escritor inspirado la insertó allí.

Y Morera cita un ejemplo del AT. ¿Por qué no cita a Mateo, quien fue el escritor del pasaje? Por ejemplo, en Mateo 5:26 dice "Te aseguro que no saldrás de allí hasta que pagues el último centavo." Ahí el "hasta" es un límite que cambia lo que ocurre después. Se trata del griego "jeós" y es una preposición de continuación de tiempo y lugar. Puede sustituirse por "entre tanto". Otro detalle muy particular: el hecho de que la Biblia diga que Jesús es el primogénito de María, indica la posibilidad de otros hijos. Para mayor información oprima aquí.

¿POR QUÉ LA IGLESIA DICE QUE MARÍA NO TUVO PECADO?

Jesús estuvo bajo la Ley. En la ley, el pecado lo transfería la madre (Salmo 51, 7). Jesús NO puede tener pecado por lo tanto, por el poder de Dios, María fue preservada del pecado. En tanto a su maternidad, la palabra griega que se traduce llena de gracia es: Kecharito, la cual quiere decir que fue, que es y que será llena de gracia. La gracia es la ausencia del pecado. María se proclama en el Magnificat “Me alegro en el Dios que me salva” faltan 33 años para el calvario y la Salvación y ya María se proclama en presente Salvada.

El salmo 51:7 dice "Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve." No tiene nada que ver con lo que trata de decir Morera. Creo que puede tratarse del verso 5, que dice "He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre." En caso de tratarse de este verso, debemos saber que no dice, en lo absoluto, que el pecado se transfiera por vía materna, lo que denuncio como una mentira. El pecado se transmite por vía del hombre, es decir del padre, y por eso la Biblia lo dice claramente que "Así como todos mueren porque todos pertenecemos a Adán, todos los que pertenecen a Cristo recibirán vida nueva" (1Corintios 15:22). De este modo, al venir María por transmisión de un hombre (como todos los demás) es pecadora, partícipe de Adán, pero Cristo no viene de esta forma porque el Padre que le engendra es directamente Dios. San Anselmo declara: «Si bien la concepción de Cristo ha sido inmaculada, no obstante, la misma Virgen de la cual nació, ha sido concebida en la iniquidad, y nació con el pecado original; porque ella pecó en Adán, así como por él todos pecaron.» Señor Frank Morera usted miente descaradamente.

¿POR QUÉ LA IGLESIA DICE QUE MARÍA FUE LLEVADA AL CIELO EN CUERPO Y ALMA?

Esto no está en la Biblia. La Asunción de María no esta bíblicamente expresada, pero está en la tradición de la Iglesia. Muchas personas se preguntan, ¿por qué no está en la Biblia? Podríamos, responderles, tampoco Martín Lutero está y sabemos que existió.
Estos fueron hechos que sucedieron después de terminados los libros que componen los Evangelios, sin embargo aunque no está en la Biblia, ésta no la contradice, pues antes de María, Henoc en Gen 5, 24 y Elías en II de Reyes 2, 11 fueron llevados en cuerpo y alma al cielo.

Entiendo que la iglesia católica diga que María fue llevada al cielo en cuerpo y alma, del mismo modo que entiendo que el islam diga que Mahoma es superior a Jesús. El hecho de que el catolicismo enseñe algo no necesariamente tiene que ser verdad. Pero lo más ridículo es el argumento de Morera, comparando a Lutero con María como quien suma peras con manzanas. Siguiéndole el juego a Morera el hecho de que Lutero no esté en la Biblia al menos está soportado históricamente su existencia y vida, pero la ascensión corporal de María no está documentado históricicamente, sino por el contrario está negada por cristianos primitivos. Morera debería hacer caso a lo que dice Agustín: «María murió por causa del pecado original, transmitido desde Adán a todos sus descendientes.». Esto lo dice Agustín porque es indudable que la enseñanza de la asunción de María es mentira. 

¿POR QUÉ LA IGLESIA LLAMA A MARÍA REINA?

Dice la Palabra “El que se humilla será ensalzado”. María se humilla a esclava (Lc 1, 38) y Jesús la ensalza a lo opuesto que es, Reina, ¿lógico verdad?. Además en I Reyes 2, 19 dice que en el Reino de David la madre del Rey se sienta a la derecha del Rey. Jesús es Rey (Jn 18, 37) es heredero del reino de David (Lc 1, 32) por lo tanto el lugar de María es un trono a la derecha de su Hijo que es Rey.

Cierto, la Biblia dice que el se humilla será ensalzado, pero no es la iglesia católica ni ningún papa el encargado de dar cumplimiento a este trato de Dios, sino Dios mismo (ver contexto de Lucas 18:9-14). Lo más interesante de esto es que Morera afirma que Jesús ensalza a María porque es lo más lógico (como si la Biblia dependiera de la lógica nuestra). A esto es más lógico preguntar ¿dónde dice que Jesús la ensalza? Es común ver que en la Biblia esto ocurre es con Cristo, pues luego de decir que Jesús se humilló hasta lo sumo, Pablo escribe: "Por eso Dios le dio el más alto honor y el más excelente de todos los nombres, para que, ante ese nombre concedido a Jesús, doblen todos las rodillas en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra, y todos reconozcan que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre" (Filipenses 2:9-11). Si la Biblia tiene que decir esto de Jesús (que es Dios), ¡cuánto más tendría que decirlo de María! Por estas cosas el señor Frank Morera debe admitir que lo que afirma es sacado de la imaginación, y aun con la más linda de las intenciones está engañando descaradamente. Por cierto, tanto Morera como cualquier otro católico debe saber que la reina de la que habla la Biblia es un ser demoníaco: "Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego y las mujeres preparan la masa para hacer tortas y ofrecerlas a la diosa que llaman Reina del Cielo. Me ofenden, además, ofreciendo vino a dioses extraños." (Jeremías 7:18).

¿POR QUÉ LOS CATÓLICOS LE ORAN A MARIA?

En Juan 2, 1-12 María demostró hasta la saciedad su poder de intercesión.
“Pero es que hay un solo intercesor y es Cristo”.
Cierto, ante el Padre solo existe un sólo intercesor que es Jesús, pero ante Jesús, María intercede por nosotros. Al igual que un pastor evangélico ora por un enfermo ante Jesús, de la misma manera María ora por nosotros.

No, María no demostró "hasta la saciedad" su poder de intercesión. Señor Frank Morera, es necesario que usted sepa que si va a citar la Biblia debe citarla completa, debe adoptarla toda y no lo que usted crea que le conviene. Hay un mediador y es Cristo, y es falso que necesitemos un mediador entre el hombre y Cristo, pues la Biblia dice con claridad absoluta: "Porque hay un solo Diosy también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre." (1Timoteo 2:5). No hay que ser muy inteligente para saber que los extremos que se deben unir es a la humanidad con Dios, y el único puente es Jesús. No necesitamos un puente adicional para ir ante Jesús porque al ser humano, ya ese puente llega desde nosotros al Padre. Por eso es que es sólo Jesús el camino (Juan 14:6), nadie más.

También, para que María media entre nosotros y el Jesús o el Padre, debe necesariamente abogar por nosotros, pero la Biblia nos dice que el abogado es Cristo, si desea leerlo puede buscar en 1Juan 2:1. Es otro punto donde Frank Morera ha mentido.

“PERO MARÍA ESTÁ MUERTA”

Falso, Lucas 20, 38 dice”: Que Dios no es Dios de muertos sino de vivos, porque para El todos viven”. Además Apocalipsis 6, 9-10 y 8, 3 nos muestra a las almas clamando a DIOS aun después de abandonar este mundo.

Cierto. Personalmente creo que las personas continuan viviendo tras la muerte. ¿Y? El hecho de que María esté viva no quiere decir que pueda hacer algo por nosotros. Dios establece en la Biblia que: "En verdad, su amor, su odio y su celo ya han perecido, y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace bajo el sol" (Eclesiastes 9:6). De esta manera, Dios pone límite a la actividad en las cosas de este mundo para los que han partido a la eternidad. Otra mentira refutada a Morera.

LOS CATÓLICOS ADORAN A MARÍA

No, la Iglesia no se cansa de proclamar que nosotros honramos a María como lo hacia Jesús y la proclamamos bendita, cumpliendo la profecía bíblica (Lc 1, 48) pero la adoración es única y propia de Dios y María es criatura.

En este punto concidiré con Morera siempre y cuando lo que dice sea verdad, es decir, que no adoren a María. Puede que él no lo haga, a modo personal, por conocer en este punto la diferencia entre Dios y el hombre. 

¿POR QUE REZAN EL ROSARIO SI NO ESTÁ EN LA BIBLIA?

No hay oración más Bíblica que el rosario. Todos los misterios están en la Biblia. El Padre Nuestro, también esta en la Biblia así como la primera parte del Ave María. El Rosario es una oración más Bíblica que muchas que se hacen en algunas iglesias. En cuanto a la repetición, dice Marcos 14, 39 que Jesús repetía muchas veces la misma oración, el rosario es una meditación en una oración.

Este punto lo responderé citando Marcos 14:39 para que lector compare lo que dice la Biblia con lo que dice Morera, y observe por sí mismo la mentira: "Se fue otra vez y oró, diciendo las mismas palabras".

¿Leyó bien? Jesús estaba en Getsemaní a punto de ser arrestado. Oró algo bien específico sobre lo que vendría, hizo una pausa y luego fue y volvió a orar con las mismas palabras, acerca del momento histórico que vendría. Luego fue arrestado. Pero Morera afirma tajante y falsamente que Jesús repetía "muchas veces" la misma oración. Ni repetía muchas veces (porque no era su costumbre) ni tampoco lo enseñó. Lo que sí enseñó y dejó bien establecido fue "Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos" (Mateo 6:7). Por consiguiente, Jesús no diría que usemos "vanas repeticiones" si él mismo no daría el ejemplo, ¿no le parece?

El punto más crítico es que se hace una oración a alguien que no es Dios. Morera dice que no adoran a la virgen porque no es Dios, ¿pero sí le oran? La lógica nos dice que si puede escuchar y recibir nuestras oraciones es porque puede ser omnipresente para escucharlas y omnipotente para atenderlas. El señor Frank Morera no comprende la realidad de lo que afirma.


ALGUNAS PERSONAS DICEN QUE LAS APARICIONES DE MARÍA SON COSAS DEL DEMONIO

Falso. María según Apocalipsis 12, tiene la misión de anunciar la segunda venida de Cristo. En las apariciones, María, no trae al mundo mensajes propios, trae un mensaje Evangélico de conversión, arrepentimiento y retorno a las Escrituras. El demonio no puede predicar conversión a Jesús. Y los frutos de Paz, conversión y alegría que se ven en las personas que asisten a estos eventos no pueden venir del maligno. Dice la Escritura que atribuir al demonio las obras de Dios es pecado contra el Espíritu Santo y éste no es perdonado (Mateo 12, 22-32).

Hermanos, dice Timoteo 2, 23-24 que la Biblia es para edificación no para discusión. Ama a María y Ella te llevara al JESUS que tanto buscas, pues ella lo conoce muy bien, lo llevó en su vientre por nueve meses, lo alimentó, cuidó y guió por 30 años. Nadie lo conoce como Ella. Nadie le da Gloria a Dios quitándole Honra a María, pues la Honra de María es la gloria de Dios.

En totalmente falso que María aparezca en Apocalipsis 12 para anunciar la segunda venida de Cristo. Y también es falso que María no traiga mensajes propios. Son mensajes de idolatría y antibíblicos. Todo mensaje que se diga en nombre de Dios debe compararse a la Biblia, probarse con la Biblia que es la regla de fe. La Biblia dice "Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo" (1Juan 4:1). ¿Será que Morera no sabe de las apariciones de María? Por ejemplo en Holanda, en noviembre de 1950, María dijo en una aparición que estaba sobre el globo de la tierra, y quería ser llamada la Reina de todos los pueblos. Aquí sin ningún tapujo María quiere ocupar el lugar de Dios sobre el globo de la tierra, e igualarse cuando dice que quiere ser la reina. En otros, María exige que se le pida y ore, totalmente contrario al mensaje de la Biblia.

Habría sido notable que Morera dijera, como finalmente dijo, que la Biblia debe usarse para edificación personal y no para discusión. Pero no lo dijo luego de decir la verdad. Quizá fue sincero, pero la sola sinceridad no cuenta si no se dice la verdad.





¿Jesús no es Bueno ni Dios? Respuesta sobre Marcos 10:18


por Juan Valles |
Existe un pasaje que algunas personas utilizan como argumento para negar no sólo que Jesús sea Dios, sino que sea bueno. Esto ocurre por no entender lo que ocurre entre líneas y la enseñanza que Jesús da a un joven; es decir, ignoran el contexto y se lanzan a sacar conclusiones en base a lo que a primera vista pueden leer.

Nuestro pasaje en cuestión es Marcos 10:18 que dice:
"Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios."

Al leer este texto, la primera impresión es que Jesús no es bueno, ni es Dios. Pocas personas afirmarán estas dos premisas juntas. Algunos sólo dirán que Jesús no es Dios, tratando de ocultar que Jesús no sea bueno porque esto es sencillamente irracional. Así que a algunos les sirve que le pregunten ¿usted cree que Jesús no es bueno?. Aquí es fundamental que como las dos premisas van juntas, es imposible que crean una y nieguen la otra, es decir: o Jesús no es bueno ni es Dios, o Jesús es bueno y es Dios. Pero admitir que Jesús es bueno y negar que sea Dios es un absurdo aun para los que leen el texto superficialmente.

Ahora bien, ¿por qué Jesús dijo esto? Fíjese que Jesús no dijo que Él no es bueno ni que no es Dios. Es una pregunta que no busca una respuesta del joven sino darle una enseñanza. Lo que Jesús está implicando aquí es que no podemos decirle bueno a cualquiera que se nos cruce en el camino, y mucho menos si le añadimos el "Maestro bueno". En el evangelio de Mateo tenemos el mismo pasaje pero haciendo más énfasis a la equivocación del joven (ver Mateo 19:16-22). La respuesta de Jesús, como ya dije, no niega ni su bondad ni su deidad, sino que brinda un desafío a un joven que no sabe ni lo que cree ni lo que pregunta. William Hndriksen, en su comentario a Marcos 10:18 dice:
"Jesús sabía que el joven rico, al dirigirse a él como “Maestro bueno”, lo hacía de forma muy superficial. Si este joven realmente hubiese creído de todo su corazón que Jesús era bueno en el más alto sentido del término, habría obedecido el mandamiento que el Señor estaba a punto de darle (véase vv. 21,22). La misma superficialidad es evidente también por la alabanza que hace de sí mismo (v. 20). El Maestro sabía muy bien que si este angustiado inquiridor habría de ser salvo, debía confrontarse con la regla absoluta de la verdad, a saber, la perfecta ley promulgada por el Ser Perfecto: Dios. Esto explica la respuesta de Cristo.

Hay un libro escrito por Fernando Saraví llamado "La divinidad de Jesucristo Vindicada", y que en la página 72 el autor responde:
"En realidad, el contexto muestra que el problema del hombre era que, en primer lugar, no sabía verdaderamente quién era Jesús, y que le estaba aplicando a quien él creía ser un maestro humano un adjetivo que debía reservarse para Dios. En otras palabras, para que lo que el joven decía no fuera una irreverencia ,él debía primero reconocer quién era Jesús en realidad."

Esto es lógico y verdadero. Norman Geisler agrega en la página 149 de su libro "Respuestas a la sectas" que Jesús "simplemente le pidió que examinara las implicaciones de lo que decía". A. T. Robertson dice en su comentario a Marcos que "el lenguaje de Jesús no es un rechazo de su propia deidad." Lo cual es ciertísimo. Que Jesús esté más interesado en corregir al joven que en dejarse adular es completamente normal conociendo el amor y enseñanza del Señor. También dice Robertson:
"El joven principal era probablemente sincero, y no estaba meramente haciendo un cumplido, pero Jesús lo reta para que defina su actitud hacia Él, tal como era adecuado."

Suponiendo que el joven, en vez de llamarle "Maestro bueno", le dice "Señor mío", y Jesús le dice que sólo a Dios debe darle tal reconocimiento, ¿significa que Jesús no es Señor porque le dijo que debía decírselo a Dios? Fíjese que Cristo no corrigió a Tomás cuando le dijo "Mi Señor y mi Dios" (Jn 20:28) porque Tomás sabía lo que hacía y el correcto uso de sus palabras. Jesús va a corregir a todo aquel que no sepa lo que dice, aunque esté diciendo la verdad. O como dijera Norman Geisler, "o Jesús era bueno y Dios, o era malo y hombre. Un Dios bueno o un hombre malo, pero no simplemente un hombre bueno. Esas son las alternativas reales en cuanto a Cristo. Porque ningún hombre bueno afirmaría ser Dios si no lo era."  

¿Es verdad que Jesús nunca afirmó ser Dios?


por Alex McFarland |

Una suposición es que aquellos que vivieron en el tiempo de Cristo, lo malentendieron, así como lo malentendemos en la actualidad. En otras palabras, Jesús no dijo realmente que era Dios. Pero sí lo hizo. Jesús no solamente afirmó ser Dios como su Padre, sino que también afirmó que Él era uno "en esencia o naturaleza" con Dios.

En el Evangelio de Juan, Jesús dijo continuamente de sí mismo que era uno con Dios. En Marcos, Jesús afirmó poder perdonar pecados, lo cual, de acuerdo con la ley judía, solamente Dios lo podía hacer. Las Escrituras le atribuyen características que pueden ser solamente de Dios: que existe en sí mismo, es omnipresente, omnisciente, omnipotente, eterno; y los Evangelios presentan a Jesús como la encarnación de la verdad y el amor. (Nota: es importante comprender que un atributo no es algo que es parte de Dios, sino algo que es verdadero de Dios).

Observe el juicio de Jesús. Como lo señala Josh McDowell: "Único entre los juicios criminales es aquel en que el problema no son las acciones sino la identidad del acusado. Jesús fue juzgado por blasfemia. En la mayoría de los juicios, la gente es juzgada por lo que ha hecho. Jesús fue juzgado por quien decía ser". La gente de sus días era culta e intensamente religiosa. No lo malentendían, tal como no lo estamos malentendiendo en la actualidad.

Las referencias son abundantes y sus significados son claros. En Marcos 2:10, Jesús afirmó poder perdonar el pecado; Él dijo que Él era señor del sábado (ver Marcos 2:28). En Marcos 14:62 y en Lucas 22:66-71, Jesús se llamó "YO SOY", el nombre que Dios utilizó para sí en Éxodo 3:14. Jesús dijo que Él era quien enviaba profetas a Israel (ver Mateo 23:34), Él se refirió a sí mismo como el cumplimiento de la Escritura (ver Lucas 4:21; Juan 5:39), y afirmó que rechazarlo era morir en pecado (ver Juan 8:24).

En Juan 8:51, Jesús dijo que aquellos que guardaran sus palabras nunca verían la muerte y unos versículos más adelante (8:58) Él afirmó su propia eternidad. En Juan 10:30, él declaró tener la misma naturaleza que el Padre. Él afirmó ser el Señor (ver Juan 13:13) y el único camino hacia Dios (ver Juan 14:16). En Juan 14:9, Jesús dijo: "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre".

De igual manera significativo (aunque posiblemente no tan perceptible para nuestra mente occidental del siglo veintiuno), son las repetidas referencias que Jesús hizo de sí mismo como "el Hijo del hombre". En más de 80 veces, Jesús utiliza "Hijo del hombre" como título para sí mismo. El uso de Jesús de este término era una referencia a Daniel 7:1314, en donde el profeta habla de "alguien con aspecto humano" sentado con el "Anciano" quien presidía con autoridad sobre el mundo y toda su gente. La audiencia de Jesús debió haber conocido bien este pasaje. Encontramos un uso similar de este título "Hijo del hombre", durante el intercambio con el sumo sacerdote judío en Marcos 14:60-64:
Poniéndose de pie en el medio, el sumo sacerdote interrogó a Jesús:
-¿No tienes nada que contestar? ¿Qué significan estas denuncias en tu contra?
Pero Jesús se quedó callado y no contestó nada.
-¿Eres el Cristo, el Hijo del Bendito? -le preguntó de nuevo el sumo sacerdote.
-Sí, yo soy -dijo Jesús-. Y USTEDES VERÁN AL HIJO DEL HOMBRE SENTADO A LA DERECHA DEL TODOPODEROSO, Y VINIENDO EN LAS NUBES DEL CIELO.
-¿Para qué necesitamos más testigos? -dijo el sumo sacerdote, rasgándose las vestiduras-. ¡Ustedes han oído la blasfemia! ¿Qué les parece?
Todos ellos lo condenaron como digno de muerte.

La razón por la que apelaron por la ejecución de Jesús, fue porque (en su mente al menos) Él había blasfemado, había dicho que era Dios.



¿La Biblia puede hacer mención del Capitalismo?

por D. James Kennedy

Larry Burkett, fundador y director de «Conceptos económicos cristianos», sostiene que la Biblia, con más de setecientas referencias al dinero,1 habla más sobre economía que sobre muchos otros temas. Escribe:
El dinero es algo tan importante que dos tercios de las parábolas de Cristo se relacionan con su uso y administración. Esto de por sí debiera hablamos de la Importancia de entender los planes de Dios para la economía.2

¿Qué dice la Biblia tocante a la economía? Sólo en el Decálogo -los Diez Mandamientos- tenemos un sólido respaldo a la propiedad privada, fundamento de toda buena economía. El mandamiento «No hurtarás» (Éxodo 20.15), como Virtualmente todo teólogo ha declarado durante veinte siglos, es una garantía divina a la propiedad privada. Yo no puedo hurtar algo de usted Si usted no es su dueño. Además, en el Decálogo tenemos también el mandamiento: «No codiciarás la casa de tu prójimo[... ] ni cosa alguna de tu prójimo» (Éxodo 20.17). Otra clara enseñanza sobre la propiedad privada... 

Este es un asunto crítico en razón de que la propiedad privada es la base del capitalismo, el cual con frecuencia se describe como «la pertenencia privada de los medios de producción». El autor John Chamberlain, en «Las raíces del capitalismo», expone: 
«No hurtarás» significa que la Biblia protege la propiedad privada: Porque si una cosa carece de dueño difícilmente  pudiera hurtarse. «No codiciarás» significa que es pecado incluso desear apoderarse de los bienes del prójimo, lo cual es algo que los socialistas, sean cristianos o cualquier otra cosa, nunca procuraron explicar en forma satisfactoria. Además, las prohibiciones contra los falsos testimonios y el adulterio significan que deben respetarse los contratos y jamás tratarse con doblez. De igual manera el mandamiento «Honra a tu padre y a tu madre para que tus días se alarguen en la tierra» implica que la familia, no el estado, es el elemento fundamental en la constitución y unidad permanente de la sociedad.

Por extensión o deducción, el credo de Lock está todo aquí: El derecho a la vida, el derecho a la libertad y la propiedad necesarios para sostener la vida y la importancia de la libre unidad familiar como fiadora, a través de su amor y posesiones, de «largos» días en la tierra dada por el Señor.
Los colonizadores de Norteamérica, que basaban sus prácticas en la Biblia, no necesitaban de las complicadas ciencias políticas de fines del siglo diecisiete. Fueron hijos de la antigüedad, herederos de la sabiduría más antigua conocida por el hombre occidental.3

Con todo, algunos arguyen que la Biblia enseña el socialismo: la antítesis de la propiedad privada. Como texto probatorio, señalan el pasaje de Hechos 5, donde Ananías y su esposa vendieron una parte de su tierra y dieron el dinero a los apóstoles, pero retuvieron una parte del precio para ellos. Muchos teólogos liberales y economistas utilizan este y otros pasajes del Nuevo Testamento concernientes a los primeros cristianos, que con frecuencia se despojaban de sus posesiones para implicar que la Biblia enseña el socialismo. 

¿En este pasaje se repudia o se enseña la propiedad privada? Nótese que Pedro le dijo a Ananías: «Reteniéndola, no se te quedaba a ti?» (Hechos 5.4) ¡Me resulta muy difícil imaginar una declaración más clara sobre la pertenencia de la propiedad que esa! Mientras era tuya[... ] antes que la vendieses[... ] ¿no se te quedaba a ti? ¿No era totalmente tuya? ¿No podías hacer de ella lo que quisieras? Aun después que la vendiste, ¿no era tuyo el dinero? dijo Pedro, mostrando a Ananías que el capital obtenido por la venta estaba bajo su exclusivo control.

Otro fundamento bíblico que contribuye a fomentar el capitalismo es el hecho de que el trabajo es una responsabilidad dada por Dios. Trabajar no es una maldición que ha de evitarse ni algo que ha de buscarse solo cuando es inevitable. Al contrario, Dios ordenó el trabajo antes de la caída. No es parte de la maldición. Adán fue puesto en el huerto «para que lo labrara y lo guardase» antes de caer en pecado (Génesis 2.15). Aun después del pecado (aunque esto es enormemente agravado por los resultados de la caída y la maldición) es todavía verdad que el trabajo ocupa un lugar muy importante en la vida del hombre.

Antes de Cristo, las naciones de la antigüedad despreciaban el trabajo honrado y 10 relegaban a los esclavos. Como dijimos en el Cap. 2, tres cuartas partes de los habitantes de Atenas y la mitad de los de Roma eran esclavos. En Hechos 17 podemos obtener una pequeña muestra de cómo los «caballeros» no trabajaban en la antigua Grecia cuando Pablo visitó Atenas para difundir el evangelio; el v. 21 dice: «Porque todos los atenienses y los extranjeros residentes allí en ninguna otra cosa se interesaban sino en decir o en oír algo nuevo».

Cristo revolucionó el trabajo. Al utilizar el serrucho, el martillo y la regla, le dio renovada dignidad al trabajo. Con el correr de los siglos, donde el evangelio ejerció su influencia dentro y a través de un país, llevó a los esclavos y siervos a la categoría de clase trabajadora. Sin trabajo, es imposible para un ser humano cumplir la tarea que Dios nos ha dado para esta vida.



____________________________
1. Larry Burkett, Your Finances in Changing Times [SU economía en tiempos cambiantes]; Christian Financial Concepts, 1975, p. V.
2. [bid., p. VII.
3. Chamberlain. The Roots ofCapitalism, p. 46.

Evangelista que fue arrestado por predicar contra la homosexualidad gana demanda

Un tribunal ha decidido condenar a la policía por arrestar a un evangelista cuando predicaba en la calle. El caso ocurrió en septiembre de 2011, cuando un predicador John Craver hablaba sobre la Biblia cerca a la calle Manchester y decidió "advertir" a los homosexuales que, según la Biblia, la homosexualidad sigue siendo pecado, según informa BBC.

Los grupos cristianos afirman que la libertad religiosa está en peligro por las reiteradas detenciones de predicadores, mientras que los grupos de apoyo LGBT creen que la decisión establece un precedente peligroso.

Craver, de 57 años de edad, fue detenido 15 horas sin comida ni agua, después que dos muchachos afirmaron que se sintieron ofendidos por lo que dijo el predicador sobre la homosexualidad.

Craven, que ha predicado con regularidad en el centro de Manchester durante siete años, se acercó a los chicos, mientras que él estaba predicando acerca de la salvación. Dijo que los adolescentes le preguntaron qué pensaba de los homosexuales, él había respondido con una cita de las enseñanzas de la Biblia sobre el tema, antes de añadir que "Dios odia el pecado, pero ama al pecador" y la homosexualidad es una "abominación".

Cuando la policía llegó al lugar, afirmó que Craven fue detenido por alterar el orden público. "Les dije que de acuerdo a la palabra de Dios la homosexualidad es una abominación. Es la palabra de Dios. Apocalipsis capítulo Citado 21, versículo 8, "explica.

"No es sólo mi opinión. Tuve conversaciones con las personas antes de predicar al aire libre, pero nunca algo parecido a esto me ha pasado. Fui tratado muy mal por la policía", agregó.

Él presentó una demanda contra la policía por detención ilegal y violación de los derechos humanos.

La Corte ordenó a la policía a pagar una compensación de 13.000 euros. Sin embargo, si hubiera sido condenado bajo el rigor de la ley de orden público de 1986, que tipifica como delito el uso de palabras insultantes con la intención de causar acoso, alarma o angustia, podría haber pasado seis meses en prisión.

La defensa de Craven ganó el caso, utilizando los términos de la Ley de Derechos Humanos, en Inglaterra, citando su derecho a disfrutar la libertad de manifestar su religión (artículo 9) y la libertad de expresión, incluida la libertad de difundir informaciones e ideas sin injerencia de autoridades públicas.

¿Qué significa que Jesús sea engendrado, según el Salmo 2:7?

por Edward Vine | 

TÚ ERES MI HIJO, YO TE HE ENGENDRADO HOY
El Salmo 2:7 se cita tres veces en el Nuevo Testamento. Esta referencia del Antiguo Testamento es ilustrativa de la encarnación de Jesús, pero también de su sacerdocio. Empezando en los Salmos, podemos rastrear la calidad de Hijo de Cristo en lo que tiene que ver con su papel como sacerdote según el orden de Melquisedec. 


SALMO 2.7 y SUS CITAS

La primera cita: Hechos 13.33
La declaración «Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy», citada en Hechos 13.33; Hebreos 1.5, y 5.5, a partir del Salmo 2.7, indica una acción distinta realizada en un momento dado. En cuanto a la ocasión a que se refiere, la insinúa el contexto tanto en Hechos 13 como en Hebreos 1. En Hechos 13, Pablo está hablando a los hombres de Israel en la sinagoga de Antioquía de Pisidia; al narrar brevemente la historia del pueblo, habla de David como alguien que había sido «levantado» para ser rey (v. 22). Obviamente, aquí no se tiene en mente ninguna resurrección de los muertos, sino criar a una persona desde el nacimiento y la niñez hasta la edad adulta, para ocupar un cargo particular en la nación. En el mismo sentido, Moisés había hablado de Cristo como sigue: «El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí». Esto lo cita el apóstol Pedro al hablarle al pueblo en el pórtico de Salomón (Hch 3.22) y Esteban cuando se dirige al concilio (7.37). Esta profecía recibió su cumplimiento en tanto que Cristo fue criado como profeta en la nación como resultado de su encarnación. Ese ministerio él lo cumplió en los días de su carne. 

En Hechos 13.32-33, el apóstol Pablo habla de la misma manera en la sinagoga de Antioquía respecto a Cristo. Él dice: «y nosotros también os anunciamos el evangelio de aquella promesa hecha a nuestros padres, la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús» (v. 33). Es decir, Dios le resucitó en medio de la nación en el mismo sentido que en los otros pasajes que se acaban de señalar. La expresión «de nuevo» en la Versión Autorizada en inglés no tiene ninguna correspondencia en el original. La traducción de la Versión Autorizada añadió la expresión «de nuevo» a manera de interpretación. La referencia en este versículo (a diferencia del siguiente) no es a la resurrección, sino lo que ya se ha dicho. En el versículo 34, el enunciado adicional de su resurrección se hace con énfasis: «Yen cuanto a que le levantó de los muertos para nunca más volver a corrupción, lo dijo así: Os daré las misericordias fieles de David». El hecho de que había sido levantado de los muertos está de este modo en contraste enfático con, y como contraparte de, lo que se dijo en el versículo 33 en cuanto a que fue levantado en la nación. Se coloca el énfasis mediante la adición de las palabras «de los muertos». 

Ahora bien, en el versículo 33, la declaración de levantar a Jesús en medio de la nación se confirma por la cita del Salmo 2: «Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy». En consecuencia, la referencia de esta cita sería a su encarnación. El orden es significativo: su encarnación en el versículo 33, su resurrección de los muertos en el versículo 34. En estos dos aspectos, el apóstol dice que Dios ha cumplido su promesa hecha a los padres y también ha dado las misericordias seguras de David.


La segunda cita: Hebreos 1.5
Que la declaración «Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy» se refiere a la encarnación lo confirman la cita de Hebreos 1.5 y su relación con el versículo 6. La cláusula: «y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo» mira a la segunda venida (véase Heb 5, en relación con el tema de Cristo como el Primogénito).
Ese evento, todavía futuro, se pone en contraste con el nacimiento de Cristo, su primera venida. Fue entonces cuando Dios trajo a su Primogénito al mundo por primera vez. En consecuencia, a esto, es a lo que se refiere la cita del versículo precedente: «Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy». 

Lo que se dice respecto a la encarnación en esta declaración se puede ver correctamente solo a la luz de la relación personal existente y eterna del Padre y el Hijo. Esta relación personal preexistente halló expresión en ese acto de gracia por el cual el Hijo se hizo hombre mediante la operación del Espíritu Santo de acuerdo a los consejos del Dios triuno. 

Que el Señor Jesús fue el Hijo de Dios en esa fase especial de su existencia en la que «participó de carne y sangre» (Heb 2.14), nacido de la virgen María, no implica que 110 haya existido en relación personal como Hijo con el Padre. Ese acto, realizado con los propósitos de redención en mente, lo efectuaron, además del Espíritu Santo, aquellos que tenían una relación mutua, sin origen, y naturaleza divina como Padre e Hijo. La declaración «Mi hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy» se pronunció en vista del hecho de que ahora, en el esquema de la redención, el que era el Hijo se había encarnado, combinando en sí mismo la humanidad y la divinidad. 

Su encarnación constituyó una fase nueva y distinta en la existencia de Aquel que, siendo persona, sin origen, en la Deidad, fue antes «el unigénito en el seno del Padre». Esa relación personal preexistente no hace sino aumentar la gloria de la gracia de su encarnación. Suya había sido la gloria eterna que había tenido con el Padre, y era suya ahora la gloria adicional de esa gracia misericordiosa por la cual se rebajó para hacerse hombre. La misma infinitud de su persona en relación con el Padre impide deducir que su calidad de Hijo empezara en el momento en que el Padre, en vista de lo que tuvo lugar en Belén, dijo: «Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy». 


La tercera cita: Hebreos 5.5 
La tercera cita se da en conexión con el sumo sacerdocio de Cristo, que forma el tema central de la epístola. Se presenta al principio del capítulo 3 y prosigue desde el versículo 14 del capítulo 4 y al capítulo 5, y desde el capítulo 7 hasta ello. En los capítulos 5 y 7 hay dos puntos que se destacan de manera prominente en la presentación de lo perfectamente apropiado que fue el Señor Jesucristo para su ministerio sumo sacerdotal. El uno tiene que ver con su encarnación, su experiencia en los días de su carne, su muerte, resurrección y exaltación. El otro tiene que ver con el carácter eterno de su calidad de Hijo. 

Respecto al primero, y con vista a ampliar el carácter del sacerdocio de Cristo, el escritor muestra cómo él cumplió todo lo que se predijo respecto a él en el sacerdocio levítico (cap. 5.1-4). Dos cualificaciones marcaban al sumo sacerdote antiguo: era tomado de entre los hombres y era nombrado por Dios para el hombre (v. 1). Esto se cumplió en la persona del Señor Jesucristo. Se hizo hombre, y Dios Padre lo nombró: «y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón. Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy» (vv. 4, 5). El pasaje recalca el hecho de su humanidad, los días de su carne, su fuerte clamor y lágrimas, su perfecta obediencia como I1ijo y sus sufrimientos. Su muerte sacrificial fue el cimiento sobre el cual él cumple perfectamente su oficio como sumo sacerdote.