Respondamos Un texto a la vez

Qué quiere decir un determinado texto? Aquí analizamos el contexto para no decir un pretexto, y dar respuesta oportuna acerca de algo que se cree según un determinado pasaje de la Escritura.

¿Quién es Jesucristo?

Ningún tema es tan importante como la identidad de Jesucristo. La cristología correcta puede ser una piedra de tropiezo para muchos, y aquí le damos muchísimo valor. ¿Qué piensa usted de Jesús?

El Catolicismo, ¿es la verdad?

Para algunas personas de muy buena intención el catolicismo es la pura verdad, y un absoluto amén a todo lo que dice la iglesia de Roma. Pero vayamos a la Biblia y ver con qué nos encontramos...

Síguenos en Facebook

Diariamente colocamos tips y artículos sobre apologética en nuestra fan page de Facebook. Síguenos y haz que tus contactos lo vean.

¿Qué creen los testigos de Jehová?

Sección dedicada al polémico grupo religioso que ha editado su propia versión de la Biblia acomodada a sus doctrinas. Aquí obtendrá detalles para conocer y responder a los miembros de la Watchtower.

Diez Pasajes Anti-modalistas


por Juan Valles |

El modalismo enseña que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son una sola Persona, que se manifestó al mundo en tres modalidades diferentes. Esto supone varios problemas para esta doctrina, ya que hay pasajes donde Cristo habla del Padre como diferente a Él, y hay pasajes en los que aparecen tanto el Padre como el Hijo ejecutando acciones diferentes. Wayne A. Grudem escribe en su libro "Doctrina Bíblica: Enseñanzas esenciales de la Fe cristiana", que «La debilidad fatal del modalismo es el hecho de que debe negar las relaciones personales dentro de la Trinidad y que aparece en tantos lugares en las Escrituras (o debe afirmar que estas fueron simplemente una ilusión y no algo real).». Y es verdad. A continuación les presento algunos textos donde el modalismo entra en conflicto con la verdad revelada.


1) ¿Nuestra Imagen? | Génesis 1:26
“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”.

¿Con quién hablaba Dios? El plural "hagamos" sólo incluye a alguien que pueda hacer o crear. El contexto excluye ángeles, pues Dios no está informando a sus seres creados que va a hacer algo, sino que el "hagamos" sugiere necesariamente tener todo el consejo, sabiduría y poder de Dios para conocer y ejecutar lo que sólo Dios puede ejecutar. Aquí la doctrina modalista falla.




2) ¿Quién dijo a quién? | Salmo 110:1
“Jehová dijo a mi Señor”

Este es un pasaje confirmado por nuestro Señor Jesucristo de que tanto Él como el Padre existen, cada Uno de forma individual y particular. Si el modalismo fuere verdad, El Padre no le hablaría al Hijo, sería un diálogo y no un monólogo. El título de "Señor" en el Antiguo Testamento es usado para Dios, para Jehová. Si el modalismo fuere cierto este verso no estaría en la Biblia.




3) Bautizándolos en el Nombre de,... | Mateo 28:19
«Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo...»

Los modalistas enseñan que en este texto Jesús se refiere a sí mismo, pero esto no es verdad.  De hecho, es 
tan fuerte la evidencia que arroja el pasaje (el uso de la preposición-pronombre "del" más la conjunción "y") 
que ahora ya no atacan la exégesis en el pasaje, sino que lo acusan de ser una añadidura posterior.



4) La Bendición Trinitaria | 2Corintios 13:14 
«La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.»

Si el modalismo fuere cierto, estas tres bendiciones serían exclusivas de Una Parsona, y no cada bendición de Una Persona en particular. En el comentario de Jamieson, Fausset y Brown hallamos: «Quien tiene la “participación del Espíritu Santo” tiene también “la gracia de nuestro Señor Jesucristo” y “el amor de Dios”, y vice versa. Porque los tres beneficios son inseparables, como lo son las tres Personas de la Trinidad misma [Crisóstomo]».



5) ¿No debería ser lo mismo? | 2Tesalonicenses 3:5
«Y el Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios, y a la paciencia de Cristo.»

Otro texto problema para el modalismo: una separación de Personas respecto a lo que Dios puede dar. Es evidente que cuando ocurre un hecho como el descripto en este versículo, no podemos asumnir que el Padre y El Hijo sean la misma Persona, de lo contrario el texto no tendría sentido. Mathew Henry escribe: «No hay verdadero amor de Dios sin fe en Jesucristo.»



6) Blasfemia, contra uno sí y contra otro No | Mateo 12:31,32
«Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.»

¿Qué explicación resulta de esto? Que Jesús haya venido de diferentes maneras no justifica la imperdonabilidad de la blasfemia, como el hecho de que se trate de una Persona. La blasfemia contra el Padre o el Hijo puede ser perdonada (Mc 3:28; Luc 12:10; Hech 26:11; Col 3:8; 1Tim 1:13,20).



7) ¿Orando a quién? | Mateo 26:39 
«Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.»

En el modalismo se infiere que el diálogo de Jesús con el Padre es un monólogo. Es inútil justificar la oración de Jesús como cosa de un buen ejemplo que quiere dar al cristiano acerca de la oración. La angustia de Jesús, su desespero, su constante súplica, y su reclamo a un grupo de amigos por no apoyarle en su oración más necesitada sólo se justifica en el hecho de que la Persona del Hijo está orando a la Persona del Padre.



8) O no hay Juez, o no hay Abogado... | 1Juan 2:1 
«Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.»

Juan utiliza conceptos legales para hablar de nuestra relación con el Padre y el hijo. El problema que encuentra el modalismo con este texto es que si el Padre y el Hijo son la misma Persona, nosotros los acusados no podríamos tener un Juez y un Abogado al mismo tiempo.  Y de sólo imaginarlo, el Juez pelearía contra sí mismo en nuestra defensa.



9) ¿Cómo podría estar a su Diestra? | Hechos 7:56 
«... y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. »

Si el modalismo fuere cierto, Esteban sólo habría visto a una Persona. Recordemos que el modalismo enseña Dios es una sola Persona que se ha puesto varios trajes para tratar con la humanidad. Entonces Esteban habría visto a Dios, una Persona, con un traje, bien sea de Padre, Hijo o Espíritu Santo. Pero Esteban vio al Hijo a la derecha del Padre, no dos modalidades sino dos Personas.



10) ¿Se encomienda a sí mismo? | Lucas 23:46 
«Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró.»

Si el modalismo fuere cierto, esta frase no existiría porque no tendría sentido. Cuando Esteban moría dijo lo 
mismo, no al Padre sino a Jesús (quien está a la diestra del Padre). Esto prueba que Jesús es lo mismo que el Padre, pero no es el Padre.






1Pedro 3:18, ¿Resucitó Jesús en un cuerpo espiritual o físico?


por Norman Geisler y Ron Rhodes |

Los testigos de Jehová enseñan a partir de 1Pedro 3:18 que Jesús fue muerto en la carne pero resucitado en espíritu, indicando con ello que Jesús no tenía cuerpo físico al resucitar de entre los muertos. El pasaje dice: «Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu...» (RV60)

Interpretar este versículo como una prueba de una resurrección espiritual pero no física, no es ni necesario ni congruente con el contexto de este pasaje y el resto de las Escrituras.

Este pasaje se traduce mejor así: "Él sufrió la muerte en su cuerpo, pero el Espíritu [Santo] hizo que volviera a la vida" (NVI). Dios no resucitó a Jesús como espíritu, sino que lo resucitó por medio de su Espíritu.

El paralelo entre morir y volver a la vida se refiere normalmente a la resurrección del cuerpo en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, Pablo declaró que Cristo murió y volvió a vivir (Rom 14:9) y: "Aunque fue crucificado en debilidad, vive por el poder de Dios" (2Cor 13:4a).

El contexto de 1Pedro 3:18 se refiere al suceso como la resurrección de Jesucristo" (3:21). Esto se entiende, en todo el Nuevo Testamento, como una resurrección corporal (Hch 4:33; Rom 1:4; 1Cor 15:21; 1Ped 1:3; Ap 20:5). Aun si "espíritu" se refiere al espíritu humano de Jesús (no al Espíritu Santo), no puede significar que no tenía un cuerpo resucitado. De otra manera, la referencia a su "cuerpo" (carne) antes de la resurrección querría decir que él no tenía ningún espíritu humano en aquel tiempo. Parece mejor interpretar "carne" en este contexto como una referencia a su condición general de humillación antes de la resurrección y "espíritu" corno una referencia a su poder ilimitado y su vida imperecedera después de la resurrección.

También debemos tener presente que sea cual sea la forma en que interpretemos 1Pedro 3:18, debe ser congruente con lo que otros versículos dicen acerca del Cristo resucitado. En Lucas 24:39 el Cristo resucitado dijo: "Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy. Palpad y ved, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo." El Cristo resucitado testifica en este versículo que no es espíritu y que su cuerpo resucitado está hecho de carne y huesos.

El Cristo resucitado también comió comida física en cuatro oportunidades distintas para probar que tenía una verdadero cuerpo físico (Lc 24.30; 24:42-43; Jn 1:12-13; Hch 1:4). Habría sido engañoso de parte de Jesús ofrecer su habilidad de comer comida física como prueba de su resurrección corporal si no hubiera resucitado en un cuerpo físico. 


Desenmascarando a los Fósiles de la Evolución


por Roger E. Dickson |

El Hombre de Piltdown 

Se suponía que había sido un fósil de hombre-simio. Fue descubierto en 1912 cerca de Sussex, Inglaterra, por Charles Dawson. Muchos afirmaron que se trataba del «eslabón perdido». Una gran parte del mundo científico creyó esto durante casi cuarenta años después del descubrimiento. Pero cuando se descubrieron modernas técnicas para examinar fósiles, el Hombre de Piltdown tuvo que retirarse. En 1953 se anunció que el Hombre de Piltdown era un fraude.

El realidad, el Hombre de Piltdown había sido montado con un cráneo humano y una mandíbula y dientes de un orangután. Los dientes habían sido limados para darles apariencia de desgaste. Cuando fue descubierto, se anunció que tenía entre 200.000 y 1.000.000 de años de antigüedad.


El Hombre de Nebraska 
En 1922 Harold Cook descubrió un solo diente y lo envió a Henry Fairfield Osborn, que lo aclamó como siendo «el primer simio antropoide de América ...» Otros afirmaron que era una especie más cercana al hombre que al simio. Y siendo que había sido hallado en el estado de Nebraska, recibió el nombre de Hombre de Nebraska. (Osborn lo denominó Hesperopithecus Haroldcookii).

Al irse acumulando el entusiasmo, fue proclamado como uno de los más primitivos miembros de la familia humana. El entusiasmo creció, y anhelantes paleontólogos iniciaron las excavaciones donde había sido descubierto el diente. Más tarde se encontró que el diente pertenecía a una especie extinta de cerdos, y la historia del Hombre de Nebraska pronto llegó a su fin. Se trata de otra muestra de la falta de escrúpulos de algunos defensores de la evolución, queriendo a todas luces de hacer más creíble una postura que carece de pruebas.


El Hombre de Java
El Hombre de Java fue descubierto en un lecho de un río cerca de Trinil, Java. Este descubrimiento fue llevado a cabo por Eugene Dubois en 1891 y 1892. En realidad, todo lo que Dubois encontró fue una calota craneana, tres molares y un fémur izquierdo. Estos restos estaban dispersos en un área de alrededor de 15 metros de radio.

Pero en el mismo estrato del Hombre de Java, Dubois encontró también los restos de un hombre moderno totalmente desarrollado (Hombre de Wadjak). Debido a que era un evolucionista tan lleno de prejuicios, Dubois tomó los restos del Hombre de Wadjak de vuelta con él, y los escondió en un armario. No fueron revelados a nadie durante veinte años. Los huesos del Hombre de Wadjak eran evidencia cierta en contra del Hombre de Java, y él lo sabía.

Antes de su muerte y después de que él hubiera convencido a la mayor parte de los evolucionistas acerca de la afinidad humanóidea del Pithecanthropus, el mismo Dubois cambió de forma de pensar y declaró que su Hombre de Java no era nada más que un gran gibón. Asimismo, más tarde se descubrió que los dientes no pertenecían al cráneo original.»


El Hombre de Pequín 
El Hombre de Pequín fue descubierto cerca de Pequín, China, alrededor de 1922. Los primeros hallazgos consistían en varios dientes y una mandíbula inferior. Más tarde, se encontraron varios cráneos. Los restos eran similares a los del Hombre de Java. También se afirmó que el Hombre de Pequín hacía fuegos y fabricaba herramientas.

Cuando los japoneses invadieron la China antes de la Segunda Guerra Mundial, se hizo un intento de sacar los huesos del Hombre de Pequín del país. El cargamento fue interceptado, y nadie sabe en la actualidad qué sucedió con los fósiles. Ello añade fuego a la controversia acerca de qué es lo que era realmente el Hombre de Pequín. Es interesante señalar lo que Robert E. Kofhal y Kelly L. Segraves tienen que decir acerca del Hombre de Pequín en la siguiente cita:

Varias fuentes informadas han afirmado que el Hombre de Pequín fue mayormente un fraude a la par con el Hombre de Piltdown hallado en Inglaterra en 1912 y formalmente declarado fraude en 1953. Es interesante y quizá significativo que el principal patrocinador de la investigación en Pequín, Teihlard de Chardin, estuviera también implicado en el descubrimiento de Piltdown. En todo caso, siendo que la evidencia ha desaparecido y que los testigos han muerto, el Hombre de Pequín ha venido a ser una etapa hasta cierto punto mítica en la supuesta evolución del hombre.


El Hombre de Neanderthal 
Los primeros esqueletos del Hombre de Neanderthal fueron descubiertos en 1856 en una cueva cerca de Neanderthal, Alemania. La cantidad total de individuos que han sido descubiertos hasta la fecha es de más de noventa.

El Hombre de Neanderthal fue representado en los libros al principio como un ser achaparrado, simiesco. Pero todo esto ha cambiado. De hecho, ya no se le considera un hombre-simio en absoluto. Jacob W. Bruber ha afirmado: «Su verdadero lugar en la evolución del hombre nunca ha quedado establecido.»

Muchos evolucionistas actuales, si no la mayoría, consideran al Hombre de Neanderthal como demasiado próximo al hombre moderno para permitir mucha distinción. De hecho, «si los chicos y las chicas neanderthales fueran vestidos como modernos estudiantes de instituto y se mezclaran con estudiantes en una clase, probablemente no atraerían ninguna atención.» Y desde que se llegó a la conclusión de que el Hombre de Neanderthal era casi idéntico al hombre moderno, los evolucionistas han estado afeitando los rostros y enderezando la postura de cada representación de Neanderthales en cada museo y libro de texto de biología por todo el mundo. Heinze ha observado acertadamente:
"El Hombre de Neanderthal demuestra sólo que el hombre tiene una terrible tendencia de obligar a la evidencia a conformarse a su teoría. Uno se pregunta cuántas de las otras evidencias en favor de la evolución quedarían eliminadas si supiéramos más acerca de ellas, o si lo que ya conocemos de ellas no fuera interpretado con una presuposición evolucionista."

Uno debería sentir prevenciones ante las restauraciones del pasado basadas en las fértiles imaginaciones de los paleontólogos.


El Hombre de Cro-Magnon
Este hombre ha sido aclamado por los evolucionistas como el primero de los Homo sapiens. Los machos tenían una altura de más de 1,80 metros y las hembras de 1,67 metros. El tamaño promedio del cerebro estaba entre los 1.500 1.750 cc., lo que es entre 200 y 400 c.c. más que en el hombre moderno. M. F. Ashley Montagu escribió: «El hombre de Cro-Magnon es un hombre moderno en todos los sentidos de la palabra, pero no tenemos ni la más ligera idea ni de su procedencia ni de su ascendencia.»

En el dialecto local, Cromañón significa “Gran Agujero.” Varios de los esqueletos encontrados en esa región, han sido proclamados como  representantes del “eslabón perdido” entre los humanos y los simios. Pero la realidad es que los Cromañón eran realmente humanos, posiblemente pertenecientes a una familia noble; que medían más de 1.80 m de estatura, y que tenían una capacidad craneana un tanto mayor a la de los humanos actuales. Esto podría significar que tenían más cerebro que los humanos actuales.

Además, no sólo había excelentes artistas entre ellos, sino que conservaban registros astronómicos. Se concluye pues, que los cromañón eran personas normales y no changos; y que no representan ninguna transición entre los simios y el humano.




El pecado de Sodoma y Gomorra ¿no fue la Homosexualidad?


por Juan Valles |

Mucho se ha dicho y escrito acerca de las ciudades que Dios destruyó. Los muertos, sepultados por siglos de expectación han sido traídos y la historia se ha recreado para saber lo que pasó y el porqué pasó. Nosotros también lo haremos, y seremos objetivos con cada texto que analicemos y cada palabra estudiada. Así que vayamos primeramente a Génesis...
«Aún no se habían acostado, cuando los hombres de la ciudad, los sodomitas, rodearon la casa: jóvenes y ancianos, toda la población, hasta el último. Y gritando a Lot, le dijeron: ¿Dónde están los varones que han venido a ti esta noche? ¡Sácalos para que los conozcamos! Entonces Lot, saliendo a ellos a la entrada, cerró la puerta tras de sí, y exclamó: ¡Por favor, hermanos míos, no hagáis este mal! Mirad, os ruego, tengo dos hijas que no han conocido varón, voy a sacarlas a vosotros ahora y haced con ellas como bien os parezca, pero no hagáis nada a estos varones que han venido a cobijarse bajo mi techo.» (Gn 19:4-8, BTX).

En el pasaje hay un grito que sobresale para su análisis, y es el de los sodomitas. En el verso 5 dice "¿Dónde están los varones que han venido a ti esta noche? ¡Sácalos para que los conozcamos! " 

Apenas ayer en que leía algunas páginas de internet y sabía de la opinión de algunos respecto a este tema, me detuve en una web de cristianos gays para conocer su punto de vista y validar su postura. Básicamente se enfocaban en este verso y en la palabra hebrea yada que aquí se usa como conozcamos. Según ellos esta palabra nunca tiene implicación sexual en la Biblia y siempre se entiende como conocer en el sentido social, tener conocimiento de quién es una determinada persona. De ser esto cierto el contexto de Génesis acerca de Sodoma y Gomorra no tendría ninguna implicación sexual, y la homosexualidad no estaría siendo rechazada por Dios como argumento para destruir las ciudades. Así, también una página que enseña judaísmo tuvo la misma postura acerca de la palabra yada, y en consecuencia acerca del pasaje en cuestión.

Así que nos toca ver lo que significa esta palabra y determinarlo por nosotros mismos su implicación en el pasaje. Según el diccionario de Vine, esta palabra significa principalmente «saber, entender, comprender, conocer», y está escrito unas 1040 veces en la Biblia, de entre las cuales 940 está en hebreo. Por ejemplo, en Éxodo 3:7 significa oir para conocer: «Luego dijo YHVH: Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he escuchado (yada) su clamor por causa de sus opresores, porque conozco sus padecimientos». Pero en el mismo libro de Génesis tiene un carácter sexual cuando nos dice que «Conoció (yada) Adam a su mujer Eva, y concibió y dio a luz a Caín, y dijo: He adquirido un varón de parte de YHVH». En el mismo libro de Génesis dice: «Y conoció (yada) Caín a su mujer, y concibió, y dio a luz a Enoc....» (Gn 4:17). Ya que sabemos que esta palabra significa también "relación sexual", la pregunta que nos inquieta es, ¿cómo determinamos en este contexto el significado de la palabra "Conocer"?

La clave está en el ofrecimiento de Lot, quien plantea entregar a sus dos hijas vírgenes. ¿Qué sentido tendría añadir esta cualidad de sus hijas a la hora de ofrecerlas si no se trata de un asunto sexual? De hecho, Para Lot decir que sus hijas son vírgenes utiliza la misma palabra yada, indicando un sentido sexual en el pasaje: «Mirad, os ruego, tengo dos hijas que no han conocido varón, voy a sacarlas a vosotros ahora y haced con ellas como bien os parezca...» Esto hace que, aunque la palabra yada significa primordialmente comprender o conocer algo, no hay duda de que en este contexto significa acto sexual.

Me permito hacer eco de las palabras de Thomas E. Schmidt, quien en la página 112 de su libro La Homosexualidad: Compasion y Claridad en el Debate advierte que:
«En el contexto inmediato hay clara evidencia de que los sodomitas eran culpables de pecado sexual. El verbo conocer (yada), aunque se utiliza muy poco en sentido sexual, sí tiene este sentido justo tres versículos después, cuando Lot ofrece a sus hijas "que no han conocido varón" (Gn 19:8). Este mismo verbo es el utilizado en el pasaje tan similar de Jueces (19:22,25) y en este caso el sentido sexual es inequívoco»

El eminente comentarista bíblico, William Barclay nos relata que:
«En hebreo,  conocer  puede querer decir también tener relación sexual. Se dice, por ejemplo, que Adán conoció a su mujer, y ella concibió y dio a luz a Caín (Génesis 4:1). Lo que los habitantes de Sodoma se proponían era tener relación homosexual con los dos visitantes de Lot - Sodomía, es la palabra que designa tradicionalmente este pecado, y sodomitas a los que lo cometen.»

El famoso apologista Norman Geisler nos cuenta en su libro Respuestas a las Sectas, que 
«Lot dice que sus dos hijas vírgenes no han conocido varón (19:8), lo cual es un obvio sentido sexual de la palabra».

Por eso es que el Comentario  Bíblico Mundo Hispano nos dice acerca de esta pasaje que «todos los hombres de la ciudad, comunitariamente, van a la casa de Lot con intentos de violencia y perversión sexual para con los hospedados», muy similar a lo que dice el famoso comentario de William McDonald, quien agrega: «Lot recibió a los dos ángeles e insistió que se quedaran en su casa esa noche, conociendo bien del peligro que corrían si no aceptaban. Aun así los varones de Sodoma trataron de cometer una violación homosexual contra los visitantes celestiales.»

Así que, más allá de lo que otros quieran objetar, no hay duda que los habitantes de Sodoma querían tener relaciones sexuales con los hombres que estaban hospedados con Lot. ¿Homosexualidad? Sí, ¡y en masa!


Dejemos que un judío nos cuente
En el Nuevo Testamento hay una carta muy breve que tiene un brevísimo comentario a nuestro tema en cuestión. La carta de Judas nos dice en el verso 7 de su único capítulo:
«así como a Sodoma y Gomorra, y las ciudades vecinas, las cuales, de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, sirven como ejemplo al sufrir un castigo de fuego eterno»

Judas nos dice que los habitantes de Sodoma y Gomorra habían fornicado, e ido en vicios contra naturaleza. La versión Reina Valera del  60 lo dice así: «como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.»

La expresión que más nos concierne aquí es "vicios contra naturaleza". Esto se traduce de la expresión griega sarkos heteras. El término sarkos viene de sarx, que comúnmente se traduce en la Biblia como "carne" o "cuerpo". Y heretas significa "otro", "diferente" o "distinto". 

Esta expresión de "carne diferente" nunca trajo discusión alguna, pues siempre se entendió como un acto inadecuado, fuera de lugar, una carne que no corresponde, un cuerpo extraño que no encaja con el que se diseñó. Por eso McDonald escribe en su comentario:
«Los hombres de Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboim estaban grandemente adictos a la homosexualidad. El pecado es descrito aquí como habiendo … ido en pos de carne diferente (RVR 77 margen), significando que es totalmente contrario al orden natural que Dios ha ordenado».

¿Qué significa entonces la expresión "carne extraña"? Hay dos teorías: una intenta decir que los hombres de Sodoma y Gomorra pretendían tener relaciones sexuales con ángeles, lo cual según ellos es lo que Dios reprobó como "carne extraña" u "otra carne". Mientras que la otra, conformada por la extensa mayoría y más respetados teólogos del pasado y del presente que dan por sentado que esto se refiere a homosexualidad. 

Para los que creen que "carne extraña" no es homosexualidad sino relación sexual con ángeles", debo recodarles que los habitantes de Sodoma no sabían que los visitantes de Lot eran ángeles, ellos veían hombres. Y tal era la degradación moral de estas personas que que querían conocer a estos varones (entendiendo ya la connotación sexual de "conocer" en este contexto). Así que, aunque siempre habrá quien opine lo contrario, la Biblia es lo suficientemente clara como para declarar su rechazo a la homosexualidad, la cual es tan vieja como Matusalén.

Es preciso destacar lo que dice A. T. Robertson, la mayor autoridad concerniente al griego de la Biblia, quien agrega que se trata de «Una horrible licencia, no simplemente con mujeres ni con sus esposas o en otras naciones, sino incluso en usos innaturales (Ro. 1:27) que se describen con la misma palabra «sodomía» (Gn. 19:4–11)». El Nuevo comentario bíblico siglo veintiuno es claro en este punto cuando dice que los sodomitas «se permitieron inmoralidad sexual y fueron por caminos carnales extraños». 

Esto también es comprobable con las mejores traducciones de la Biblia, unas que simplemente dicen lo que dice el texto, "carne extraña", y otras la realidad a la que refiere. Por ejemplo, la Biblia Textual dice "vicios contra naturaleza". La Biblia Kadosh dice "cometieron pecados sexuales y perversión". La Biblia de las Américas dice "se corrompieron y siguieron carne extraña". La Biblia de Jerusalén dice "carne diferente". La Biblia al día dice "toda clase de pasiones desenfrenadas (entre ellas el concúbito entre varones)". La Nueva Traducción Viviente dice "estaban llenas de inmoralidad y de toda clase de perversión sexual". La Nueva Versión Internacional vierte "inmoralidad sexual y vicios contra la naturaleza". La palabra de Dios para Todos dice "cometieron inmoralidades y perversiones sexuales". 

No hay mucho que argumentar en contra de esto cuando las mejores voces al respecto hallan unanimidad, no sólo de ahora sino desde siempre.


¿Y Qué hay de Ezequiel?
En el libro del profeta Ezequiel hay una mención de Sodoma y Gomorra de la que algunos han echado mano para tratar de explicar el asunto. El pasaje en cuestión dice:
«Mira, este fue el delito de tu hermana Sodoma: soberbia, hartura de pan, y gran ociosidad tuvieron ella y sus hijas, pero no extendió la mano al pobre y al menesteroso. Se ensoberbecieron delante de mí, y cometieron abominaciones, por lo que las quité de en medio en cuanto lo vi.»
Los defensores de la homosexualidad suelen basar sus argumentos en este pasaje porque pueden alegar que la homosexualidad no está presente aquí, y en consecuencia no estaría presente en el pasaje de Génesis 19 que estudiamos anteriormente. Pero ya hemos visto que sí se juzgó la homosexualidad en Sodoma, así que se equivocan.

El problema de Sodoma y Gomorra no era sólo la homosexualidad (ya vistas en este estudio). William McDonald dice que «La perversión sexual era sólo uno de los pecados de Sodoma. La maldad de Sodoma también incluía soberbia, saciedad de pan y abundancia de ociosidad.» Y para Norman Geisler hay relación directa entre la homosexualidad y los demás pecados señalados aquí, cuando dice en su libro Respuestas a las Sectas que «el pecado del egoísmo relatado por Ezequiel no excluye el pecado de homosexualidad», antes de decirnos que la homosexualidad es también una forma de egoísmo.

Hay una palabra muy fuerte en este pasaje que aparte de llamar la atención, ha sido mal interpretada por los defensores de la homosexualidad. Es la palabra abominación, del hebreo toevah. Norman Geisler habla de ella breve y claramente:
«El versículo que sigue (Ez 16:50) indica que su pecado era sexual, llamándolo "abominación". Esa es la  misma palabra que se emplea para describir los pecados homosexuales en Levítico 18:22.»
Esta palabra es lo suficientemente fuerte como para dar a expresar cuánto detesta Dios las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo. Y aun así ha sido malinterpretada por muchos, encajonándola como sinónimo de "tabú", o "impureza ritual", términos totalmente alejados de la verdad.

Además, esta palabra tiene un asidero contra la homosexualidad en Levíticos 18:22 donde dice: «No te echarás con varón como con mujer; es abominación.» O, como lo vierte la NTV: «No practiques la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con un hombre como si fuera una mujer. Es un pecado detestable.» También la vemos en Levítico 20:13 al decir: «Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.»

Entre los argumentos que suelen dar los homosexuales para evadir la responsabilidad de la verdad en este pasaje, dicen que Levíticos es un manual del ritualismo de los sacerdotes, de ahí que enseñan que toevah no significa abominación sino impureza relacionada con los ritos de los judíos, lo que haría a la homosexualidad aceptable para nuestros días. Otros agregan que se trata de una prohibición exclusiva para los judíos.

Tales enseñanzas son tan abominables como el acto mismo de la homosexualidad. Primero: es falso que el libro de Levíticos sea un manual para sacerdotes. Segundo: es falso que el texto se refiera a leyes o rituales ceremoniales inherentes a sacerdotes. Tercero, es falso que la palabra sólo tenga que ver con la idolatría y la prostitución cúltica, y es falso que se trate de una prohibición exclusiva para los judíos. Hay tres grandes divisiones en el libro de Levíticos: un conjunto de leyes civiles, otro conjunto de leyes ceremoniales, y finalmente las leyes morales.

El término toevah significa abominación, abominable o detestable. Si a Dios le es detestable la idolatría, entonces toevah.Si a Dios le es detestable la falta de ética, entonces es toevah. ¿Un ejemplo? En  Proverbios 6:16-19 dice:
«Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma:
Los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.»
Aquí se usa la palabra toevah para hablar de algunas cosas que Dios aborrece, y fíjese que ninguna tiene nada que ver con la idolatría ni con asuntos inherentes al culto judío, ni tampoco son asuntos que Dios sólo haya prohibido a los judíos, pues esta palabra no se limita a leyes ceremoniales ni a asuntos étnicos o culturales, como mal enseñan los pro homosexuales.

Volviendo al texto de Levíticos y refutando a los homosexuales, fíjese que en Levítico 20:13 el tema de la homosexualidad no sigue a la lista de leyes acerca del culto o la idolatría (como para darle crédito al argumento pro gay), sino que está enmarcada en la lista que corresponde a los pecados sexuales, como es el adulterio, entre otros (véase los versos 10-18).

Y acerca de Levítico 18, hay un fuerte argumento que elimina toda posibilidad de que sea una prohibición exclusiva a los judíos, o inherente a cuestiones inherentes al culto o a la idolatría. Dios dice que por estos motivos que acaba de enumerar en Levítico 18 (entre ellos la homosexualidad) ha juzgado a otras naciones, y exhorta a los judíos a vivir conforme a este ejemplo (tal como nos dice a nosotros en Judas 1:7). Es decir, el mismo contexto nos dice que se trata de leyes absolutas, morales, por las que Dios no solamente juzga a los judíos sino a los habitantes de cualquier nación por tales actos que Él repudia. El texto dice:
«En ninguna de estas cosas os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que yo echo de delante de vosotros, y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores. Guardad, pues, vosotros mis estatutos y mis ordenanzas, y no hagáis ninguna de estas abominaciones, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros (porque todas estas abominaciones hicieron los hombres de aquella tierra que fueron antes de vosotros, y la tierra fue contaminada); no sea que la tierra os vomite por haberla contaminado, como vomitó a la nación que la habitó antes de vosotros. Porque cualquiera que hiciere alguna de todas estas abominaciones, las personas que las hicieren serán cortadas de entre su pueblo. Guardad, pues, mi ordenanza, no haciendo las costumbres abominables que practicaron antes de vosotros, y no os contaminéis en ellas. Yo Jehová vuestro Dios.» (Lev 18:24-30).
Con este texto queda refutado el intento de vincular la prohibición de Levítico únicamente al pueblo de Israel, al culto ju de los judíos o a leyes derogadas por los pactos de Dios. No hay nada en la Biblia que sugiera que Dios aprueba las relaciones entre homosexuales. Si usted revisa las relaciones entre pareja que existen en la Biblia, todas, desde las más amorosas, románticas o sexuales son entre un hombre y una mujer. No hay nada que indique lo contrario a menos que se quiera negar la clara ordenanza bíblica. Pero quien lo haga debe recordar que Dios le respetará su decisión, conforme a lo que dice Romanos 1:26 de que «Por esa razón, Dios los abandonó a sus pasiones vergonzosas. Aun las mujeres se rebelaron contra la forma natural de tener relaciones sexuales y, en cambio, dieron rienda suelta al sexo unas con otras». Y así, no perdamos de vista que lo que Judas trata de decirnos es que tengamos en cuenta ese ejemplo en el que los sodomitas recibieron el fin por su extravío. William Barclay atina cuando agrega:
«Así pues, Judas les recuerda a estos malvados el destino de aquellos que en los tiempos pasados desafiaron la ley moral de Dios. Es razonable suponer que los que Judas denuncia también habían descendido a la sodomía, y estaban pervirtiendo la gracia de Dios para justificarla. Judas insiste en que deberían recordar que el pecado y el juicio van de la mano, y deberían arrepentirse antes que fuera demasiado tarde.»
Que el Señor le bendiga.

Iglesia mormona reconoce que su fundador tuvo más de 40 esposas


La iglesia mormona ha reconocido por primera vez en su historia que su fundador, Joseph Smith, tuvo entre 30 y 40 esposas, entre ellas una de 14 años, según una serie de ensayos oficiales que hoy recogen varios medios estadounidenses.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, como se denomina formalmente esta confesión religiosa con sede en el estado de Utah (Estados Unidos), publicó en octubre la información en un ensayo que entonces pasó desapercibido pero que hoy recuperan varios medios locales y nacionales.

Hasta ahora, la religión mormona solo había reconocido una esposa -llamada Emma- al profeta que la fundó en el siglo XIX, y la revelación encaja con la práctica de poligamia que la iglesia abandonó formalmente en 1890, pero que ha seguido vinculándose con esa confesión en la cultura popular de Estados Unidos.

La difusión de esa información forma parte de un esfuerzo de la iglesia de ser más transparente respecto a su historia debido a las acusaciones que han surgido sobre el tratamiento de mujeres o las minorías dentro de la fe, según un análisis del diario Boston Globe.

Smith tuvo entre 30 y 40 esposas, de edades comprendidas entre los 14 y 56 años, aunque la mayoría de ellas estaban entre los 20 y los 40; y algunas estaban también casadas con amigos del profeta, según el ensayo.

Es probable que Smith no mantuviera relaciones sexuales con todas las mujeres porque muchas estaban "reservadas" para su esperado disfrute en el cielo, pero esa poligamia causaba un "sufrimiento insoportable" a su primera esposa, Emma, de acuerdo con el ensayo.

Smith se inclinó hacia la poligamia durante sus lecturas del Antiguo Testamento en 1831, cuando descubrió que muchas figuras bíblicas, como Abraham, David y Salomón, tenían más de una esposa.

"La misma revelación que le enseñaba sobre el matrimonio plural formaba parte de una revelación más amplia dada a Joseph Smith. El Matrimonio podía durar más allá de la muerte y ese matrimonio eterno era esencial para heredar la plenitud que Dios desea para sus hijos", sostiene el ensayo.

Se estima que unos 40.000 residentes de Utah mantienen hoy matrimonios polígamos, si bien la iglesia mormona insiste en que no son miembros de su confesión, que en 1890 rechazó la poligamia bajo presión del Gobierno estadounidense y desde entonces excomulga a quienes la practiquen.

¿Fueron Socialistas los primeros Cristianos?


por Alberto Mansueti

Los socialistas dicen que “Jesús echó a latigazos a los mercaderes del Templo”. Pero hay que leer bien esos Evangelios: Mateo 21, Marcos 11, Lucas 19 y Juan 2. No eran simples “comerciantes”, sino gente que comerciaba con la religión. Era para la Fiesta de la Pascua, y vendían las palomas y los animales para los sacrificios en el Templo. Y para las ofrendas, los cambistas les cambiaban a los peregrinos sus monedas griegas y romanas por divisas judías, únicas autorizadas para las ceremonias. Pero el Templo no era para negocio, era para oración, y en cambio se hallaba invadido por todo ese ruido y desorden.

Contra el trabajo y el comercio nada tenía Jesús: su familia y él mismo eran carpinteros, buena parte de sus discípulos eran pescadores, y sus lecciones sobre el Reino son “parábolas agrícolas”: tratan de viñas y de fincas, de hacendados y trabajadores, y nada tienen contra el capitalismo ni a favor del socialismo. El comercio con lo sagrado ya es otra cosa, distinta. Fue como si hoy la emprendiese a latigazos con todos esos Pastores-comerciantes que se enriquecen con diezmos y ofrendas, con “promesas” y “pactos”.

En el libro de Hechos de los Apóstoles se dice que los primeros cristianos tenían sus “bienes en común”. ¿Socialismo? No. Hay que leer bien el contexto. Esto sucedió en una sola de las primeras iglesias: la de Jerusalén, no en las otras. Y como los cristianos de Jerusalén no podían mantenerse a sí mismos, las otras iglesias le recogían una colecta: Gálatas 2,10; I Corintios 16, 1-3; II Corintios 8-9; y Romanos 15, 25-27.

¿Y qué pasaba en Jerusalén? Dos cosas: (1) los primeros cristianos, casi todos judíos, eran ferozmente perseguidos por los demás judíos, en todo lugar, como se lee a lo largo de todo el Libro de Hechos; y en Jerusalén, la capital, la persecución era mayor y más terrible. Y (2) estaban esperando el “Día del Señor”, el castigo de Dios sobre la ciudad, por haber rechazado y crucificado al Mesías, y por perseguir a sus seguidores. En el capítulo 24 del Evangelio de Mateo Jesús profetiza este terrible Día del Juicio, y anuncia las señales que vendrán: falsos mesías, guerras y rumores de guerras, hambres, terremotos y pestes, persecuciones y apostasías, y la “abominación desoladora”. Esta sería la “Gran Tribulación” que marcaría el fin, pero no el fin del mundo ni el fin de los tiempos sino el fin de una era, la Era Judía, y el comienzo de otra, la Era Cristiana.

Los cristianos de Jerusalén vivían como en un “ghetto”, casi en la clandestinidad, y a la espera del juicio divino sobre la ciudad. Por eso no tenían negocios ni bienes propios; y en el año 70, cuando la profecía de Jesús se cumplió cabalmente, y el juicio llegó por fin a la capital, con las legiones romanas del general Tito, los cristianos huyeron, o ya no estaban. Se habían mudado y estaban en la Diáspora, predicando el Evangelio del Reino. Eso de “bienes en común” fue una medida excepcional, para una emergencia, sólo en esa ciudad; no es algo que en el Nuevo Testamento se mande como normativo y obligatorio para todos. Por eso la colecta. Y el matrimonio que mintió sobre el precio de un terreno, Ananías y Safira, se condenó por su mentira, no por resistir al socialismo.

Pero y entonces ¿por qué no se sabe la verdad’ ¿Por qué no son ampliamente divulgadas y conocidas estas interpretaciones correctas de la Biblia? Porque la enseñanza verdadera de la Escritura va en contra de creencias muy arraigadas; en cambio las interpretaciones incorrectas apoyan creencias populares.

Al caso de los mercaderes expulsados a latigazos no lo cuentan cómo fue realmente, porque eso iría muy en contra de prácticas comerciales que hoy son comunes en las Iglesias; y entonces mejor lo acomodan para que apoye las ideas socialistas. Al caso del camello y el ojo de la aguja, lo acomodan para que se vea en favor del socialismo, porque ese diálogo, bien leído, no va contra los ricos, ni contra el capitalismo, sino contra la ampliamente popular creencia católico-romana de que el Cielo es como un premio que uno mismo se gana por “buena conducta”.

Y si ese caso de los “bienes en común” en la primitiva iglesia de Jerusalén se leyera bien, en el contexto de una persecución de los judíos contra los cristianos, y de un juicio terrible de Dios sobre los judíos y su ciudad sagrada, anticipada por Jesús en Mateo 24, podría sonar como “antisemita” (antijudío); y eso ya no sería “políticamente correcto”, ¿me explico? Por eso trastocan Mateo 24 y dicen que habla del venidero “Fin del Mundo”, cuando no es así. Y al episodio de Ananías y Safira en el Libro de Hechos lo acomodan para que apoye las ideas socialistas, cuando tampoco es así.


¿Dice 1Corintios 8:6 que Jesús no es Dios?


por Juan Valles |

No cabe duda de que el mensaje de la Biblia siempre es esperanzador, ameno, directo y muy rico. Pero tampoco cabe duda de que su lectura y comprensión ameritan identificar el contexto. Todo análisis que se haga al texto de la Biblia conlleva a determinar el destinatario, ambiente histórico y cultural, temática, etc.

A este respecto nos toca hablar de un pasaje escrito por el apóstol Pablo, cuyo contexto no ha sido tomado en cuenta por quienes a la fuerza intentan despojar a Cristo de su señorío y absoluta deidad. Este pasaje dice:

"... para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas y para quien nosotros existimos; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual han sido creadas todas las cosas y por quien nosotros también existimos."

Para algunos, a primera vista, este texto niega que Jesús sea Dios. Pero un análisis del contexto (que es en definitiva como debe atenderse toda lectura en la Biblia) es crucial para captar el sentido de la enseñanza de Pablo.

El contexto en que Pablo nos habla es acerca de los alimentos sacrificados a los ídolos (8:1). Estos ídolos, según Pablo, no tienen poder alguno sobre nosotros los creyentes, ni son el Dios al que adoramos. La Nueva Traducción Viviente (NTV) vierte el texto de la siguiente manera:
"Entonces, ¿qué acerca de comer carne ofrecida a ídolos? Pues sabemos que un ídolo no es en verdad un dios y que hay sólo un Dios. Puede que existan esos llamados «dioses» tanto en el cielo como en la tierra, y algunas personas de hecho rinden culto a muchos dioses y a muchos señores." (8: 4,5)
Esto sirve entonces de preámbulo para ubicarnos en el contexto, y conocer que Pablo hace una diferencia entre lo que adoramos y lo que rechazamos. La gente del mundo puede considerar la existencia de muchos dioses y señores, pero para nosotros existe sólo un Dios que creó todas las cosas, y un Señor por medio del cuál existen todas las cosas. 

Así, vemos que Pablo no da exclusividad al Padre, como Dios, respecto de Jesucristo; ni de Jesucristo como Señor respecto del Padre. Dicho de otra manera: Pablo no intenta decir que el único Dios es el Padre y el único Señor es el Hijo. Si aplicamos este error, tendríamos que el Padre es Dios (pero no es Señor), y que el Hijo es Señor (pero no es Dios), cosa que contradice por mucho el resto de la revelación bíblica y dista mucho también del mensaje que Pablo está dando, no tocante a la naturaleza de Dios sino a las comidas que se ofrecen a los ídolos, anunciando que estos ídolos no significan nada para nosotros porque tenemos la Deidad verdadera, donde hay (sin muestras de jerarquías) un Dios que creó todas las cosas y un Señor por el que se creó todas las cosas. Este mismo autor (Pablo) ha dicho en otras oportunidades que ese Dios es también Señor, y que ese Señor es también Dios, cosa ciertísima entre nosotros.



Existe en internet un comentario a este texto, escrito por Pablo Santomauro, donde agrega:
Si la referencia al Padre como “un Dios” prueba que Jesús no es Dios, siguiendo el mismo razonamiento debemos concluir que la referencia a Cristo como “un Señor” significa que el Padre no es Señor.
También hacemos eco de lo que agrega Fernando Saraví en su libro "La Divinidad de Cristo Vindicada", en cuya página 74 leemos: "Pablo no niega que Jesucristo sea Dios mas de lo que niega que el Padre sea Señor!"

Y es cierto. No podemos decir que el Padre no es Señor porque no es de lo que está hablando Pablo. Tampoco podemos decir que Jesús no es Dios por la misma razón. O usamos la misma lógica errada para ambos casos, o usamos la verdad para ambos casos. Pero no cometamos el error de desprestigiar a Cristo con semejante exégesis fraudulenta donde la mala intención y el error serían evidentes.

Pero más allá de minimizar a Cristo, este texto demuestra su grandeza y refuerza su Deidad, igual al Padre. Ello se debe a que muchos ignoran u olvidan que las escrituras hebreas, cuando fueron pasadas al griego en la versión de los setenta, utilizaron el término griego kuryos para referirse al absoluto Dios que se había manifestado a los hebreos. Y que los escritores del Nuevo Testamento, aun con el rígido monoteísmo que los caracterizó, aplicaron esta misma palabra a Jesucristo el Salvador. Un ejemplo de esto lo vemos en Lucas 4:12 donde Jesús responde a Satanás que "no tentarás al Señor tu Dios" (usando la palabra kuryos que se traduce Señor). Sin embargo, esta frase la toma Jesús de Deuteronomio 6:16 donde dice "No tentaréis a Jehová vuestro Dios". Es decir, de manera indistinta llamaron a Jehová como kuryos, Señor. Y es precísamente esta palabra kuryos la que aplican a Cristo. Pablo escribió a los mismos destinatarios: "… ni nadie puede decir: «Jesús es el Señor» sino por el Espíritu Santo." (1Corintios 12:3). Esto también se debe a que la palabra kuryos expresaba señorío absoluto, pues el kuryos era el Dueño absoluto. Cuando una persona le dice "Señor" a Cristo, le expresa su aprobación por su señorío, y declara con ello que Cristo es su Dueño. A. T. Robertson trae un comentario adicional:
"A uno le viene a la mente la demanda hecha a Policarpo de que dijera Kurios Caesar, y de cómo en cada ocasión contestó Kurios Iësous. Y pagó con su vida su lealtad. Personas superficiales pueden decir «Señor Jesús» de un modo petulante, e incluso irreverente, pero ningún judío o gentil lo decía entonces si no lo decía de corazón. "

Así que no es mera cosa lo que dice Pablo acerca de Jesús al decir que es el Señor, es decir, el Dueño, lo mismo que el Jehová del Antiguo testamento.

Algunas personas, con una teología sectaria, han sido engañados para pensar que Jesús no es Dios absoluto sino una criatura, y para mal se agarran de este texto de Corintios 8:6 para llamar "bueno" a lo "malo". No se demuestra una sana doctrina afirmar con esto que Jesús no es Dios, sino un evidente rechazo a la persona de Jesucristo.