¿Quién es María Lionza?

por Juan Valles |

En Venezuela mayormente, y también en Colombia, puede observarse el culto a María Lionza, una deidad quizá producto del sincretismo que tiene su "adoración" en las montañas de Sorte, en Yaracuy, Venezuela, y que es venerada en muchos hogares de estos países.

Consultando el Diccionario de Religiones, denominaciones y sectas, hallamos que "María Lionza es una princesa indígena que, según la leyenda, fue raptada por una serpiente que controlaba una laguna. La virgen raptada se convirtió en dueña no solo de la laguna, sino también de los ríos, los animales y la selva. Se considera como una deidad acuática que recuerda a Yara, diosa acuática de los indígenas arawak. En el sincretismo popular, María Lionza asume el papel de la virgen de Coromoto, patrona nacional de Venezuela."

Es así como el culto a esta deidad está arraigado a la idiosincrasia del venezolano promedio, que la ve como símbolo de su cultura o un patrimonio suyo. Acerca del culto a María Lionza, Wikipedia nos ofrece una valiosa información:

Es reverenciada como diosa de la naturaleza y Reina de la magia y la brujeria.Conocida como la santa patrona de los brujos. En el ámbito espiritual según el sincretismo de la región es el máximo escalón de las cortes espirituales, por lo que se ubica su importancia después de la Santísima Trinidad y la Virgen María Madre de Jesús. María Lionza viene a encarnar en América un símil de la diosa Venus y Gea, diosa de la paz, el amor, la armonía, siempre relacionada con la magia del agua,el trueno, perfumes, bosques, montañas. Misterio Universal de la feminidad y el amor y otras representaciones de la naturaleza.
El escultor Alejandro Colina la inmortalizó para el mundo como una mujer desnuda de musculatura atlética, sobre una danta (tapir macho, adorado por tribus indígenas), y con las manos extendidas en las que sostiene un hueso de pelvis femenina (símbolo de la fertilidad) en sus pies la danta aplasta a unas serpientes, símbolos de envidia y egoísmo.

Es durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez que se levantó la escultura con la imagen de "Maria Leonza" sobre una danta en Caracas. Está en la Autopista del Este, justo al lado de la Universidad Central de Venezuela.

¿Y qué dice la Biblia?
Dios ha dejado por sentado desde la antiguedad que no debemos consultar a brujos ni hechiceros. La Biblia dice: "No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis contaminándoos con ellos. Yo, Jehová, vuestro Dios." (Lev 19:31)

Y, para mostrar la necedad de consultar a brujos, Dios declara: "Si os dicen: "Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando", responded: "¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?" (Isa 8: 19)

Según lo visto anteriormente, esta deidad vive en arraigada en Venezuela, cual diosa, patrona, deidad o lo que sea, no es diferente a la diosa Diana de la época del apóstol Pablo. Recordemos que cuando Pablo llegó a Éfeso confrontó a esta creencia diciendo que el grande no era Diana de los Efesios, sino el Cristo de la Gloria. Y las personas que se enriquecían haciendo ídolos de Diana decían "pero veis y oís que este Pablo, no solamente en Éfeso, sino en casi toda Asia, ha apartado a mucha gente con persuasión, diciendo que no son dioses los que se hacen con las manos. Y no solamente hay peligro de que este nuestro negocio venga a desacreditarse, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada y comience a ser destruida la majestad de aquella a quien venera toda Asia y el mundo entero." (Hechos 19:26,27)

Así, no es María Lionza quien reina, sino Cristo. La Biblia no sólo dice que no adoremos ni consultemos a estos brujos, sino que tales personas están agrupados en los llamadas "obras de la carne" e irán al infierno junto a otros, como dice: "Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lujuria, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas. En cuanto a esto, os advierto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios." (Gál 5:19-21)

Y sepa, que la Biblia dice que tener un ídolo es tener un demonio: "¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que es algo lo que se sacrifica a los ídolos? Antes digo que aquello que los gentiles sacrifican,  a los demonios lo sacrifican y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios." (1Cor 10:19,20)


El culto a María Lionza está lleno de demonios, de hechicería, brujería y maldición. No lleva sino al infierno. Hay que estar advertido.